Una historia de amor·Viaja con tu bíped@

Mi Semana Santa en imágenes

Esta Semana Santa en que se cumplía un año desde que mi papá Steven se fuera de viaje para siempre, la pasé arrunchada con mi mamá en la cama lamiéndole la cara.

También fuimos a escalar por los alrededores de Bogotá.

12045617_10154098625798060_4170000743688661498_o

IMG_4741Conocí en persona a algunos de mis fans, lo que me hizo pensar que la vida es mágica en estos días.

-¿¿¿Tú eres la mamá de Linda???- preguntó Carolina a la eterna despistada cuando se colaba por delante de ella para pasar al baño en una tiendita de Suesca.

IMG_4723

Luna y su familia me reconocieron en el Park Way por mi tumbao.

IMG_4784 I
Aunque, a juzgar por las efusiones, Luna parece ser, más que fan mía, fan de mi mamá.

Por iniciativa de mi papito, que quería animarnos como fuera, me convertí en perra-campista… En realidad ya habíamos intentado acampar con mi mamá en el páramo pero, una vez allí, no recordaba cómo montar su carpa, por lo que dormimos a la intemperie bajo la lluvia.

12900070_10153690065652730_1307099167_n
Esto es lo que se llama una acampada improvisada.

Fue la primera vez que dormí en una casa de tela.

El nuevo hogar me pareció tan endeble que preferí quedarme patrullando que salir de paseo con ellos bajo el sol abrasador, de modo que, para asombro de los vecinos -que no lograban explicarse como “esa perra puede quedarse sola durante horas en el camping sin correa”-, pasé los días y parte de las noches escondida entre los matorrales que ves en la foto para salir, mostrando las fauces, cuando algún humano-campista o perro-campista osaba acercarse a tres metros a la redonda de sus pertenencias. También estuve a punto de atravesar la entrada, igual que el león de la Metro, cuando escuchaba a la perra del lugar, con sus seis cachorros, merodear por la inmediaciones a la busca de comida o de las caricias de mi mamá de madrugada… O cuando llegaba el vecino moviendo la carpa para despertarlos y salir a montar en bicicleta. Lo malo fue que no pude dormir bajo la luna llena, como hubiera querido, ya que mi mamá me obligó a entrar, no fuera a ser que algún insomne me haciera callar con una certera patada en mis costillas salidas.

IMG_4793 I

IMG_4835
Con uno de los seis terroristas tras una intervención pro-pacifista de mi mamá.

Me quedó gustando mi nueva casita de tela: creo que, después esta Semana Santa, tendré ocasión de defenderla en muchas acampadas más…

IMG_4819 I

Anuncios

12 comentarios sobre “Mi Semana Santa en imágenes

    1. Querida Diana,

      gracias por esas palabras tan bonitas. En cuanto a lo otro: consíguete un guacal y seguro mi mamá te lleva en nuestro próximo viaje en avión. ¡O nos escribes por dónde andas y organizamos algo! 😉 😀

      Me gusta

    1. Querida Marcela,

      ¿tú también fuiste a trepar la montaña halada por una enorme correa? Los humanos tienen aficiones extrañas, yo prefiero que me dejen suelta para correr a mi aire.

      ¡Ojalá nos encontremos en otra ocasión! Mi mamá te manda un abrazo grande y yo un gran lametón 😀 😛

      Me gusta

  1. Linda y su mamá, ustedes tienen mas historias para contar que el mismísimo Simón Bolívar, esas fotos están super lindas y de verdad que dan ganas de ir con ustedes. Semana Santa de relax

    Me gusta

    1. Queridas Bevo y Loly,

      eso del relax pregúntaselo a los campistas que temieron por sus tobillos y por su corazón durante toda la Semana Santa… Y a mi mamá que tenía que hacerme callar todo el tiempo desde dentro de su carpa. Pero sí, salvo en esos momentos de alto riesgo en que alguien osaba aproximarse, la pasé deli descansando a la sombra y conociendo Villa de Leyva.

      Son muy bienvenidas a acompañarnos cuando quieran. ¡Seguro que entre las dos somos el terror de los extraños, Loly! 😀 😛

      Me gusta

  2. Linda, que bueno que disfrutaste de la acampada en compania de tu mami. A mis perritos les encanta acampar pues es el unico chance que tienen de dormir en la misma cama que nosotros. El problema es que mi esposo y yo terminamos arrinconados y ellos quedan durmiendo a pierna suelta encima nuestro. Espero leer tu libro pronto.

    Me gusta

    1. Wow María,

      ¡que suertudos! Yo ni en camping duermo en la cama, me toca en una cobija junto al colchón hinchable, junto con los morrales… Yo creo que es por mi incontinencia ¿sabes? Pero no me importa, la verdad: lo que da pleno sentido a mi vida es abalanzarme sobre los que pasan por delante de la entrada 😀 😛

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s