Una historia de amor

Salvamento canino en Cullera

-¿Y ya nunca llevas a Linda a pasear por ese campo donde había tantos conejos?

-No- dijo mi abuelita, con cara compungida. La última vez que pasé había un perro atado a una cadena, dando unos saltos y unos ladridos de desesperación tales, que decidí no volver a pasar por ahí.

La rápida mente de mi mamá retrocedió en una milésima de segundo un año atrás cuando, en nuestra última visita a mis abuelitos en España, vimos un perro de esas características en la misma zona. Entonces mi mamá vio que tenía comida y agua y pensó que llevaría todo el día solo. Con esta nueva información era claro que no se trataba de una situación aislada. Seguramente había pasado el último año así.

El corazón de mi mamá cayó al piso.

Luego comenzó a latir más fuerte.

A continuación se puso patas a la obra y buscó con el teléfono de mi abuelito, el único que tiene plan de datos en toda la casa, si había un albergue de animales en Cullera. Seguro ellos tendrían un protocolo de actuación para estas situaciones: perro en situación de semi-abandono en condiciones infraperrunas ubicado en terreno privado.

Nadie respondió, sin embargo, al teléfono en todo el día.

Al comienzo de la tarde la tozuda mente de mi mamá empezó a buscar alternativas:

La perspectiva de saltar una valla herrumbrosa para meterse en el campo del vecino, arrancar la cadena de hierro para liberar a un perro histérico, quien sabe en qué condiciones de socialización, para luego saltar la valla herrumbrosa con ese mismo perro de unos diez kilos retorciéndose bajo su brazo, y regresar a la casa de mis abuelitos con ese perronaje de alto voltaje sin la menor idea de qué hacer con él, le pareció poco tentadora.

Por eso optó por convencer a mi abuelito de aprovechar que tenían que ir a mercar al pueblo, para pasar a poner los hechos en conocimiento de las autoridades.

20170617_095043 IIContinuará

Anuncios

4 comentarios sobre “Salvamento canino en Cullera

  1. Linda esta historia me recuerda a Mongui. A propósito como estará Mongui con Daniel? Ojala este relato termine feliz para este nuevo perrito 💙🐕💚

    Me gusta

    1. noooooooooooo, por favor noooooooo.
      otra vez no .
      Con mongui casi me despiden del trabajo, por estar pendiente del facebook , para saber que había pasado,

      Éxitos y espero el desenlace

      Me gusta

      1. Querido Rodrigo,

        no eres el único que corre riesgos… Mi mamá casi se cae de la silla encima mío de la carcajada que soltó. Por esta vez no perderás tu trabajo ¡Desde hoy puedes olfatear el desenlace! 😀

        Mi mamá te manda un abrazo y yo un gran lametón 😛

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s